¿Por qué llevar una tarjeta de visita en los viajes?

Para una gran parte de empresarias y empresarios e, incluso, para ciertos perfiles, como pueden ser los comerciales, los viajes de negocios forman una parte importante del día a día dentro de la empresa.

Así, seguro que tu empresa, como cualquier compañía, vive de las ventas y, en pocas ocasiones, estas se producen entre las cuatro paredes de tu oficina. Por ello, es necesario acudir a conferencias, reuniones con posibles clientes o colaboradores, workshops, seminarios, etc.

Como cualquier otra actividad de las que desarrollamos en el trabajo, los viajes de negocios deben ser planificados lo más detalladamente posible. En este punto, no solo nos referimos a los medios de transporte y al alojamiento, que quizás sean los aspectos más obvios, sino también a otro tipo de cosas, como puede ser tener claro todo lo que se debe llevar a ese viaje que tenemos que emprender.

En muchas ocasiones, los días previos a un viaje suelen ser días con un mayor nivel de estrés, en los que queremos dejar muchas cosas atadas. Por ello, aunque parezca evidente, nunca está demás preparar tranquilamente una check-list, para asegurarnos de que no dejamos atrás nada que pueda ser necesario.

¿Qué no puede faltar en un viaje de negocios?

Si empezamos a elaborar ese listado, tendríamos que empezar por cosas básicas y que, a veces, se quedan atrás, como:

Documentos personales, tales como DNI y pasaporte (si fuera necesario), tarjetas de crédito, acreditación de la empresa, etc.

Agenda del viaje en cualquier soporte, en la que queden claras todas las reuniones que se van a mantener, junto con los datos de las personas que van a estar en dichas reuniones, así como las ubicaciones.

Baterías adicionales para ordenador o smartphone.

Adaptadores de corriente, según donde vayamos.

Dinero en metálico para los posibles gastos que se puedan generar.

Importancia de las tarjetas de visita

Hasta este momento, se han comentado cosas que poco o nada tienen que ver con la actividad comercial de la compañía. Así, en todo viaje de negocios, no puede faltar nunca la documentación corporativa, empezando, por supuesto, por disponer, en todo momento, de una tarjeta de visita.

Y no solo debido a que sean necesarias para las reuniones que tenemos programadas en la agenda, sino también debido a que nunca sabemos cuándo puede surgir una oportunidad de negocio en la que tengamos que utilizar estos elementos.

En muchas ocasiones, los contactos que se pueden convertir en potenciales clientes pueden surgir en situaciones inesperadas que deriven en reuniones informales. Por ello, es imprescindible que siempre podamos facilitar nuestra tarjeta de visita, ya que es un elemento imprescindible en cualquier actividad de networking.

De esta forma, la tarjeta de visita nos permitirá ser recordados, lo que se revela como un aspecto clave para que ese contacto nos pueda tener presente en sus decisiones de compra.

Por todo lo anterior, nunca debes irte de viaje sin asegurarte antes de que vas a contar con las tarjetas de visita necesarias para todos los días en los que vas a estar fuera y, si tienes dudas, seguro que puedes llevarte algunas más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR