La homeopatía tiene efectos secundarios

La homeopatía es un método terapéutico que trata de aliviar, curar o incluso prevenir enfermedades, ya sean enfermedades agudas como una gripe o una enfermedad crónica como podría ser la alergia.
En este método se utilizan medicamentos homeopáticos ultradiluidos elaborados con productos de origen vegetal, animal o de productos químicos (minerales u orgánicos), los cuales pueden ser vistos como una alternativa a los medicamentos que generalmente consumimos, aún así, su punto de venta es el mismo que los medicamentos convencionales, las farmacias.
Estos medicamentos se seleccionan de forma individual para el enfermo basados en doctrina del Dr. Samuel Hahnemann, fundador de la homeopatía a finales del siglo XVIII, en la que dice que “lo similar cura lo similar”.
Esta doctrina, llamada “ley de la similitud” dice que una sustancia capaz de producir una serie de síntomas en una persona sana es también capaz de curar síntomas semejantes en una persona enferma, administrando esta sustancia en dosis mínimas.
La homeopatía afirma que un principio activo es más eficaz cuanto más diluido esté en agua.
En homeopatía, el objetivo es ir más allá del alivio de los síntomas que aparecen con estas enfermedades, ayudando a las personas que las padecen a restablecer su equilibro natural en su totalidad.
En enfermedades crónicas, estos medicamentos se pueden usar junto a otros tratamientos convencionales, siempre bajo la supervisión de un especialista, pudiendo reducir los efectos secundarios que la medicación convencional puede producir.
Sin embargo, no todos están de acuerdo sobre los milagros curativos de la homeopatía, realmente está considerada como una pseudociencia y tras algunas investigaciones se ha descubierto que sus remedios no son más efectivos que los placebos.

Principales efectos secundarios

Según los homeópatas, en muchos casos se produce primero lo que denominan agravación, la cual se produce porque el organismo intenta eliminar todas las impurezas que contenga. Durante este proceso, los síntomas pueden empeorar antes de mejorar. Entre los síntomas más característicos que pueden aparecer tenemos los siguientes: fiebre, diarrea, tos, mucosidades, eccemas, granos, falta de menstruación, etc.
Los medicamentos homeopáticos se administran al enfermo en pequeñas cantidades, sin embargo, si se administraran mayores cantidades a cualquier individuo sano producirán los síntomas que se intentan combatir creando así el efecto inverso al que pretende conseguir.
Otros medicamentos están elaborados con pequeñas dosis de arsénico, llegando a producir en algunos casos diferentes problemas tras el uso de la preparación homeopática.
En el caso del gel nasal Zicalm Cold remedy, el cual contiene gluconato de zinc, ha causado que un pequeño porcentaje de sus consumidores perdieran el olfato, pudiendo causar un daño permanente.
En algunos casos, la homeopatía no produce su efecto, sino el adverso, teniendo casos de parálisis y agravamiento de tumores. Las afecciones más comunes son las alergias e intoxicaciones, en consecuencia directa de los agentes que contienen los preparados homeopáticos.
La comunidad médica sostiene que decantarse por un fármaco de dudosa eficacia que puede poner en riesgo tu vida, está más cerca de ser un acto de fe que de naturismo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR