El éxito de las maduritas como objetos de deseo sexual

Puede que alguna vez hayas escuchado que los hombres las prefieren jovencitas, una frase tan extendida que nos parece incluso natural. Nada más lejos de la realidad, las fantasías en el género masculino se encuentran en plena revolución por la llegada de las llamadas maduritas, mujeres de edad avanzada que copan los deseos sexuales en nuestros hombres. La experiencia es su mejor carta de presentación, aderezada con cuerpos cada vez más cuidados y una atracción sexual imposible de igualar por las jóvenes.

Aprendiendo de las expertas

En las relaciones íntimas siempre hay espacio para el aprendizaje por muy expertos que nos creamos. La imagen del hombre con mil correrías a sus espaldas ya no es la moda, prefiriendo mostrarse como aprendices en búsqueda de una experta que les enseñe placeres desconocidos. Un deseo tentador alimentado por todo tipo de fantasías personales relacionadas con mujeres en la vida real. Ninguna se salva, desde la vecina que nos cuidaba siendo pequeños hasta la madre de un amigo que nos lanza insinuantes miradas en nuestra imaginación.

El atractivo de lo prohibido

Ya hemos visto el enorme papel de la imaginación en las fantasías con maduritas, pero hay un pequeño matiz que debemos tener en cuenta: la censura en este tipo de relaciones. Madres de conocidos, mujeres mayores casadas, vecinas que nos conocen de toda la vida, es en el campo de lo imposible donde nuestros deseos más profundos se rebelan para prometernos un placer indescriptible. Sentir que estamos disfrutando de una mujer que no debería correspondernos produce una sensación de triunfo mezclado con cierto carácter de sumisión, una de las combinaciones más explosivas para la libido masculina.

Fantasías cumplidas

No es difícil imaginarnos a dónde escapa esta tensión interna. La industria pornográfica vive una nueva etapa de oro con mujeres mayores catapultadas al nivel de estrellas gracias a sus atributos y la inteligente forma de plantear las escenas poniéndolas de expertas sexuales. Los encuentros sexuales por ciudades en toda España se alimentan de esta nueva tendencia, con búsquedas como maduritas en Bilbao copando las tendencias sexuales de los hombres en los portales de búsqueda.

Profesionales del placer: el morbo de la madurez

Puede que el cine erótico se haya visto beneficiado, pero son las profesionales del sector las que más han visto aumentada su clientela. Auténticas artistas del sexo que han convertido su trabajo en su pasión, sabiendo sacar el mayor provecho a la nueva ola de deseo entre los hombres para mostrar sus servicios de una forma más sugerente que nunca: amantes maduras, familiares lejanas, profesoras aburridas. Las definiciones son tantas como los hombres que las buscan.

El futuro es prometedor en el sector, y más si la sociedad sigue evolucionando en un modelo que prime el placer personal a la consolidación de una pareja única. Poder disfrutar sin ataduras de una madurita es un sueño del que ningún hombre quiere privarse tenga la edad que tenga, buscando satisfacer fantasías ocultas sin ningún tipo de juicio social a su alrededor. Ellas lo saben, y más importante: saben cómo hacer que las cumplas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies