Diferencias entre pedir un crédito rápido y un préstamo a medida

¿Estás buscando que una entidad financiera te preste dinero y no sabes exactamente en qué se diferencian los créditos rápidos de los préstamos a medida y qué opción se adecua más a tus necesidades? No te preocupes, en esta entrada te daremos la solución que estás buscando y así, sabrás exactamente qué condiciones tiene ambos formatos.

Solicitar dinero a una financiera es lo más normal del mundo. Desde hace mucho tiempo los bancos existen y las personas solicitan dinero para buscar una solvencia económica adecuada.

Como es lógico, no todos los bancos o financieras ofrecen las mismas condiciones; por eso es tan importante escoger una sucursal que se ajuste a tus necesidades.

Sin embargo, tras la evolución de la propia banca, han ido apareciendo diferentes sistemas de créditos o préstamos que pueden ser interesantes para aquellas personas que necesitan dinero por un motivo determinado.

Conocer cada uno de estas modalidades, será ideal para conocer la tasa de interés del crédito a solicitar, el tiempo de devolución y las condiciones que debe reunir el interesado para que pueda formular su solicitud con las máxima eficacia, es decir, para que pueda tener muchas más posibilidades de que su operación sea aprobada.

Por ello, en esta ocasión, hablaremos sobre las diferencias que hay entre un crédito rápido y un préstamo a medida para que, en el caso que necesites solicitar dinero a cualquier financiera, sepas en todo momento a las condiciones que te puedes enfrentar y, por ende, si te interesan o no.

¿Qué es un crédito rápido?

Un crédito rápido es una modalidad de crédito donde las cantidad a solicitar suelen oscilar entre los 300 y los 900 euros.

Generalmente, el tiempo de espera por parte del interesado para que le den una respuesta positiva o negativa sobre la concesión del crédito oscila entre las 24 y las 48 horas, aunque existen casos que en menos de 1 hora el futuro cliente lo puede saber, con lo que la agilización del proceso es bastante rápida.

Sin embargo, pese que estas condiciones parecen muy rentables, se debe tener en cuenta que la persona que solicita un crédito rápido le interesa cancelar la deuda lo antes posible porque de lo contrario pagaría intereses muy altos.

Los intereses en los créditos rápidos son muy altas porque, por una banda, se le otorga una confianza extrema al futuro cliente y, por otra, porque al ser importes pequeños la entidad cobra muchos intereses para ganar más beneficios.

  Este tipo de créditos es aconsejables para casos extremos o muy urgentes.

¿Qué es un préstamo a medida?

Los préstamos a medida, tal y como indica su propio nombre, tienen la característica de que se puede adaptar a las circunstancias del interesado. Generalmente, las condiciones de las mismas son flexibles y la tasa de intereses pueden ser fijas o variables.

Normalmente la persona que solicita un préstamo a medida debe ser del propio país del banco y tener 18 años, aunque pueden haber excepciones; todo depende de la filosofía del propio banco o financiera.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR