Consejos para el buen mantenimiento de la tarima flotante

A la hora de renovar el suelo de nuestra vivienda, la tarima flotante se ha situado como una de las opciones de referencia, y no por casualidad. Hay que decir que la tarima es un suelo muy cómodo, altamente versátil y totalmente higiénico, ya que resulta muy fácil de limpiar. Unas cualidades que sin duda hacen sea una opción muy a tener en cuenta.

Nosotros somos perfectamente conscientes de que es uno de los suelos más demandados, y por ello con la ayuda de Unitarima, hemos querido hacer un post en el que te vamos a dar una serie de consejos para su mantenimiento. De modo que si tienes tarima en casa, presta atención y toma nota, esto te interesa.

Mantén tu tarima como el primer día

Limpieza a diario

El primer consejo para conseguir que la tarima no se estropee y no sea castigada por el paso del tiempo, es limpiarla a diario. De lo contrario, es muy probable que tanto la suciedad como el polvo se vayan acumulando, lo que complicará su limpieza.

Para que esto no ocurra, límpiala periódicamente, sino todos los días, uno de cada dos. No será necesaria una limpieza a fondo, sino que simplemente con pasar una mopa te será más que suficiente, ahorrándote mucho tiempo en comparación de si la limpias una sola vez a la semana.

Fregar

No es recomendable fregar la tarima con demasiada frecuencia, especialmente si no es de muy buena calidad, ya que podría acumular humedad y acabar cuarteándose con el paso del tiempo. Pero eso no significa que no tengas que fregarla nunca, ni mucho menos.

Los expertos recomiendan fregar la tarima una vez a la semana o cada diez días, utilizando siempre productos de limpieza específicos para el cuidado de la tarima flotante. Si haces esto, tu suelo brillará mucho más.

Sillas y muebles

Al limpiar, tendrás que mover las sillas y los muebles que tengas en tu vivienda, y si no tomas medidas de precaución, el movimiento de las sillas y de los muebles podría acabar rayando el suelo. Para que esto no ocurra, la solución está en aplicar protectores a las patas de las sillas y a las zonas inferiores de los muebles. De este modo, podrás moverlos sin problemas y sin tener que preocuparte por el estado del suelo.

Felpudo

El felpudo en cuanto al mantenimiento de la tarima flotante se refiere, es mucho más importante de lo que parece. Y lo es porque el felpudo se encargará de acumular todo el polvo del exterior, evitando que pueda entrar a tu casa, y facilitando que toda persona que entre a tu vivienda, pueda limpiarse los pies.

Humidificador

Si en tu vivienda acostumbráis a tener la calefacción encendida a todas horas cuando llega el frío, te recomendamos que instales humidificadores. ¿Por qué? Porque para el buen mantenimiento de la tarima, se necesita un ambiente que tenga entre 50 y 60 grados de humedad, y una temperatura de unos 20 grados. Unas temperaturas que no se alcanzan en viviendas con calefacción.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies